El tejido conectivo, clave para sanar lesiones

¿Has escuchado alguna vez sobre el tejido conectivo o la miofascia?

 

¿Sabes que es posible sanar lesiones a través de técnicas que alivian al tejido conectivo? 

 

 

El alivio del tejido conectivo como técnica de sanación.

 

El hecho es que nuestros cuerpos están formado por tejido conectivo. Todo está conectado dentro de nuestro organismo, la sangre, los huesos, los órganos, los fluidos y las membranas. En este artículo nos enfocaremos específicamente en el tejido conectivo o miofascia, también conocido como el nuevo órgano más largo del cuerpo: el intersticio.  

 

Ida Rolf es reconocida como una de las primeras personas en trabajar y estudiar en profundidad a la miofascia. La doctora Rolf la estudió en muchas áreas incluyendo Hatha Yoga, bioquímica, homeopatía, y osteopatía. 

 

¿Entonces qué es la Miofascia?

 

  La miofascia (tejido conectivo, fascia o intersticio) es un sistema formado por una infinita red de fluidos dinámicos, canales hechos de colágeno y elastina que alinea al cuerpo, que conecta y protege los tejidos y da al cuerpo su forma y figura y de hecho le da la funcionalidad. Sin la miofascia nuestros músculos se desprenderían de nuestros huesos.

 

Mientras más estudiamos y trabajamos con este tejido, más certeza tenemos que es un sistema de comunicación que además puede ser de ayuda en los procesos de sanación misma del cuerpo.

 

 

Cuando ocurre una herida, la fascia se tensa (en menor o mayor grado)  alrededor del área, colocando una barrera protectora donde están los músculos, vasos sanguíneos y otros tejidos que reparan y se regeneran a ellos mismos a través del método de sanación natural del cuerpo, provocado por esa aguda inflamación. Cuando la sanación del área afectada va bien encaminada, la fascia se alivia, relaja y suaviza nuevamente, y la reparación está finalizada. Podemos imaginarlo como cuando en una ciudad podemos encontrar una cortina de construcción cuando un edificio está siendo levantado, reparado o renovado.

 

 Algunas veces, por diferentes razones, el proceso de regeneración y reparación del cuerpo se detiene o se desvía. Esto puede ser por falta del tiempo indicado para descansar, o dicho de otra manera, estrés, o la aparición de alguna otra área del cuerpo que requiera más atención como en el caso de enfermedades u otras lesiones. En este caso, la fascia permanecerá comprimida, para proteger el área antes que esta pueda repararse.

 Cuando el cuerpo no es capaz de repararse a tiempo, o mantiene otra herida que sostiene sin reparación, uno queda atado, literalmente.  La infinita red de la fascia está conectada a todo, es dinámica y elástica, cuando una gran área, o pequeñas áreas quedan juntas, comprimidas y estáticas, hay una consecuencia para el organismo entero.

 

Algunas experiencias crónicas o de dolores musculares, fatigas, dolores de cabeza, síndromes premenstruales, indigestiones y otro número de síntomas, pueden ser confundidas si es que no se considera la apreciación de un especialista en la miofascia. 

 

 Cuando la miofascia tiene la oportunidad de estirarse, liberarse, abrirse , expandirse , y permitir que los fluidos circulen otra vez, el cuerpo puede experimentar alivio y la sanación ocurre.

 

 ¿Que sucede cuando el tejido conectivo es liberado?

 

Justamente eso, el tejido se libera y tiene la capacidad de apertura, la cual permite que los fluidos circulen y el tejido conectivo dinámico se dirija hacia la armonización sin restricciones de los músculos, articulaciones, y órganos. No es necesario ser científico o médico para darse cuenta de los beneficios del movimiento sin limitaciones.

 

Otros beneficios adicionales pueden ocurrir con la liberación de la fascia y los tejidos limitados. Muchas experiencias de liberación de emociones, traumas de heridas y accidentes, o situaciones de la vida, alivio de síntomas de dolores musculares, fatiga, colon irritable, asma y alergias, síndrome premenstrual, insomnio, ansiedad, y depresión, por nombrar algunas.

 

Cuando la infinita red del tejido conectivo es libre de ataduras y vendas, el cuerpo disfruta de una armonía de todo el sistema, como es su diseño original.

¿Recuerdas cuando tenías 8 años, o quizás 20, como se sentía tu cuerpo? En la práctica tú puedes sentir una funcionalidad armoniosa a cualquier edad. 

 

Entonces, ¿cómo puedo saber cuándo necesito una terapia de alivio Miofascial y donde puedo realizarlo?

 

Casi todas las personas que han tenido caídas o golpes pueden beneficiarse del trabajo de alivio fascial.

 

 Y si usted realmente lo necesita, usted se habrá idetificado con algunas de las palabras anteriores. Actualmente hay un buen número de opciones disponibles desde que Ida Rolf empezó su trabajo en 1940 y comenzó enseñando Integración Estructural o la Técnica de Rolfing en los años 70.

 

Algunos, trabajan mejores que otros para tu cuerpo. La elección del mejor método para cada persona, es una decisión personal y puede depender en cual está disponible en tu área.  Mencionaré en un listado incompleto algunos de los métodos que conozco, aclarando que mucos terapistas y médicos están descubriendo nuevas formas para movilizar el miofascia.

 

Un numero de otros practicantes han seguido y expandido su trabajo bifurcando y creando otras formas de liberación o alivio miofascial. Algunos son trabajos profundos de tejido, con movimientos específicos, manipulaciones como el método de Rolfing, y otros más sutiles y toques suaves, que siguen el cuerpo a través de su único relajamiento. Existen incluso algunas formas de liberación miofascial que están diseñadas para ser aplicadas por uno mismo, a través del movimiento y apoyo logra elobjetidolizar la fascia.

 

Entre los métodos de toque suave e incluso extremadamente sutiles podemos mencionar el Lotus Touch, el método Barnes de Liberación Miofascial, el método del Fluid Touch y las terapias manuales como la energía muscular, la terapia de liberación posicional, la movilización distal y la manipulación visceral.

 

La automovilización de la miofascia se puede lograr a través de varias formas de movimiento, incluyendo la danza extática y otras formas de danza, tai chi, chi gong, Nia yoga, yoga regenerativa, yoga restaurativa, tantra yoga tradicional, (todas las formas o derivados de hatha yoga) , Feldenkrais y Alexander técnicas de movimiento para nombrar unos pocos.
 

Por supuesto, todas las formas de ejercicio cardiovascular también harán que la fascia se mueva y le permitirá saber dónde puede necesitar un poco de ayuda para liberarla. ¡Es una gran idea hacer que tu cuerpo y tu fascia se muevan y mantenerlo en movimiento! 

 

¿Tienes dudas? Contáctanos a través del correo info@lotuscenterec.com

Conoce otros servicios que ofrecemos en Lotus Center www.lotuscenterec.com

 

Sarita Wilson, es Fisioterapeuta Manual en Lotus Center. Es desarrolladora del Lotus Touch, una modalidad de toque terapéutico suave que moviliza el sistema miofascial y los tejidos blandos del cuerpo. Lotus Touch es un enfoque altamente integral que funciona a través de la persona. Uno experimentará relajación profunda, alivio del dolor, liberación de la tensión contenida en el cuerpo y también es posible experimentar liberación emocional y traumática.